Por Héctor G. Barnés – Hace casi un año que comenzó la pandemia y, con ella, un teletrabajo forzoso al que algunos prefieren calificar de