Por David Raudales – Lamentablemente, el método autoritario de la vieja escuela sigue siendo común a pesar de décadas de pruebas de que no funciona